Entrenamiento de comportamiento

Problemas de comportamiento y su gato: lo que necesita saber

Problemas de comportamiento y su gato: lo que necesita saber

¿Tu gato está orinando fuera de la caja de arena porque está molesto por los cambios en el hogar o porque tiene una infección del tracto urinario? ¿Está arañando los muebles porque está molesta o porque está enferma?

Los gatos son increíblemente sensibles al estrés, y esa sensibilidad a menudo se traduce en problemas médicos genuinos, como infecciones del tracto urinario y respiratorias. Además, los gatos a menudo ocultan signos de enfermedad como parte de su defensa evolutiva contra los depredadores. Es por eso que los cambios de comportamiento son a menudo la única señal que incluso el propietario más atento puede detectar que algo anda mal.

Por otro lado, a veces un problema de comportamiento en realidad es principalmente un problema de comportamiento. ¿Cómo puede saber el dueño de una mascota lo que realmente está pasando?

Cuidado preventivo

Tu gatita es tan linda y adorable que nunca podría hacer nada malo. ¿O podría ella? Algunos gatitos pueden ser terrores felinos, lo que te lleva a cuestionar tu decisión de traer un gatito a tu hogar. Antes de encontrar un nuevo hogar o desterrar a su gato al exterior peligroso, considere aprender sobre el problema, cómo lidiar con el comportamiento y volver a entrenar a su mascota. Con los conocimientos adecuados, su gato puede ser un miembro amoroso y juguetón de la familia, proporcionando horas de diversión.

La mejor manera de lidiar con los problemas de comportamiento es evitarlos en primer lugar. Aprenda la mejor manera de socializar y presentar a su nuevo gatito en su hogar. Si está adoptando un gatito huérfano, tenga en cuenta que tienen sus propios problemas.

Manejo de problemas existentes

Aunque tienen la reputación de ser independientes y autosuficientes, algunos gatos desarrollan problemas de comportamiento o malos hábitos que requieren atención. Los problemas de comportamiento comunes incluyen eliminación inapropiada, agresión, miedo y ansiedad por separación. Pero esos no son los únicos problemas, por lo que debe ser consciente de todo y estar atento a las señales de advertencia.

Una vez que comprenda lo que subyace al comportamiento de su gato y se dé cuenta de lo que se necesita para corregir el problema, estará en camino de mantener intacta a su familia.

Comportamiento compulsivo

Los comportamientos compulsivos felinos se basan en comportamientos naturales que de alguna manera se ven frustrados por las prácticas de manejo y / o entornos restrictivos. Los comportamientos compulsivos pueden expresarse inicialmente como comportamientos de desplazamiento. Por ejemplo, cuando un gato se debate entre responder con agresión o huir, puede desplazarse a un comportamiento aparentemente no relacionado, como el autocuidado, como una forma de reducir la tensión emocional. Si la exposición al estímulo que provoca ansiedad continúa, el gato puede expresar el comportamiento de forma repetitiva y, finalmente, fuera de contexto.

En la condición de etapa final, incluso cuando el comportamiento tiene consecuencias adversas para el gato (es decir, dolor), continuarán participando en el comportamiento. El nivel de estimulación requerido para desencadenar el comportamiento disminuye con el tiempo, de modo que el comportamiento ocurre en respuesta a cualquier nivel de excitación. Ciertas razas parecen propensas a trastornos compulsivos, por lo que es probable que intervengan influencias genéticas. La genética puede determinar qué individuos muestran comportamientos compulsivos y cuáles son esas compulsiones.

La fiebre por arañazo de gato

Los gatos se rascan para suavizar los bordes de sus garras, que gradualmente se deshilachan. Rascarse es también un método instintivo para marcar territorio. Cada rasguño deja secreciones de las glándulas en los pies de un gato, un aroma que llama la atención de otros gatos.

Las garras retráctiles del gato también se usan para la defensa y se suman a la gracia y la habilidad acrobática del animal. Pero esas garras también pueden rastrillar un nuevo sofá en pedazos y azotar la mejilla de un niño pequeño durante un encuentro lúdico.

Aprende más sobre por qué los gatos se rascan y si debes declarar a tu gato o no.

Gatos y Tormentas

Pocas especies, incluidos los humanos, están felices de soportar los sonidos de una tormenta eléctrica completa, con cielos oscuros, rayos y truenos. Algunos se vuelven extremadamente temerosos hasta el punto de mostrar una fobia en toda regla.

Antes de considerar los detalles de la fobia a las tormentas en los gatos, vale la pena enfatizar que el miedo es una respuesta normal a una situación o circunstancia que induce miedo, mientras que las fobias son miedos extremos y aparentemente irracionales en los que la respuesta se ha magnificado hasta el punto de la disfunción. Es razonable y biológicamente sensible sentirse un poco incómodo durante una tormenta eléctrica, para evitar espacios abiertos y buscar refugio. Pero cuando un animal se angustia por completo al primer trueno y se daña a sí mismo para evitar la amenaza mortal percibida, entonces estamos hablando de fobia.

Muchos gatos, con bastante sensatez, tienden a ponerse nerviosos durante las tormentas y pueden retirarse de la refriega escondiéndose debajo de una cama o en un armario. Esta respuesta de autoconservación califica como un miedo. Sin embargo, a diferencia de los perros, los gatos tienden a no avanzar a la etapa fóbica, quizás porque su estrategia de evasión funciona. Se esconden; la tormenta pasa; salen indemnes.

(?)

Recursos para problemas de comportamiento felino

¿Desea más consejos útiles sobre problemas de comportamiento felino? Mira nuestros artículos destacados:

(?)

Ver el vídeo: 7 errores que cometen los dueños de gatos (Septiembre 2020).